La fuga del general Giraud

La Segunda Guerra Mundial ha sido fuente de algunas de las más asombrosas historias y relatos que hemos podido escuchar. Las más horribles de ellas muestran la peor faceta del ser humano, pero otras cuentan aventuras dignas del mejor guión de Hollywood.

Giraud

Giraud era un general francés al mando del Ejército 7. El 15 de mayo de 1940 asumió el mando del Ejército 9, que en aquel momento iba de camino a encontrarse con las fuerzas acorazadas del general von Kleist al norte de Sedán. Cuatro días después de asumir dicho mando fué hecho prisionero en su auto-ametralladora y conducido a la fortaleza de Konigstein en Sajonia.

Fortaleza de Konigstein

Desde el mismo momento de su llegada, el general ya comenzó a pensar en su fuga.

No era la primera vez que lo hacía, ya que en 1914 había huido de un campo de prisioneros, y no dudaba que ahora, siendo general, sería capaz de volver a hacerlo. Pero en Konigstein se le ponía más complicado, pues la fortaleza estaba rodeada de murallas de 40 metros de altura y estaba a 800 km de la frontera francesa.

Poco a poco fué perfilando su plan de fuga.

Lo primero que necesitaba era contactos con el exterior. Uno de ellos lo consiguió con un prisionero que dejó la fortaleza por motivos de salud. Giraud le pidió que se entrevistara con su esposa para acordar con ella una clave. Para escapar de una prisión cualquiera, como todo el mundo que haya visto Prision Break o la Fuga de Alcatraz sabe, es preciso actuar durante las horas del día, únicas en la que las celdas están abiertas y en las cuales los prisioneros pueden aprovechar los intervalos entre una ronda y otra de los guardianes que sucedían cada 10 minutos.

Necesitaba también una cuerda larga para poder descolgarse por los 40 metros de muralla y lo bastante fuerte para sostener el peso de un hombre; consiguió hacerla con trocitos de cordel (los que antes se usaban para atar paquetes) entrelazados y reforzados con hilos telefónicos que su mujer le enviaba en pequeños trozos escondidos en latas de comida.

También necesitaría un cómplice que le proporcionase los documentos, dinero e indumentaria de paisano necesaria para lograr llegar hasta la frontera de Francia. Este cómplice se lo proprocióno la organización francesa para la fuga de los prisioneros (que no, ni me lo he inventado, ni es una ironía ni nada, estas organizaciones existían).

Fortaleza de Konigstein

Aunque comenzó a idear su fuga en mayo de 1940, el general tuvo que esperar hasta el 17 de abril de 1942 para escapar. En pleno día, esperó a que la patrulla de vigilancia pasara y en ese momento, con la ayuda de tres compañeros, se hizo bajar desde lo alto del muro de 40 metros. Al llegar al suelo se refugió en la maleza cercana y se afeitó el bigote para intentar pasar lo más desapercibido posible. Hecho esto se encaminó a la estación de ferrocarril donde había quedado con el agente secreto que le esperaba con una maleta con ropas y documentos.

Algo esencial era la rapidez, pues la alarma ya había cundido mientras Giraud estaba todavía en la estación. Tomó el primer tren a Praga, luego otro a Munich y un tercero para Estrasburgo, sufriendo continuamente la revisión de sus falsos documentos de identidad. En Estrasburgo tomó un tren preparado para soldados con permiso y en Mulhouse volvió a encontrarse con el agente, el cual le ayudó a pasar la frontera alemana ante los ojos de la guardia, que había sido reforzada como precaución contra las fugas de prisioneros.
En Suiza el general reveló su verdadera identidad, recibiendo una cordial acogida por parte de los componentes del Ejército suizo.

Al enterarse de la fuga, Hitler fuer presa de una violenta furia y juró que recobraría a Giraud vivo o muerto. En verdad, lejos de ser el fin de las aventuras del general, su llegada a Suiza no fue sino el principio de una nueva serie de ellas… pero ya las contaré que ahora me cansé de escribir.

Una respuesta to “La fuga del general Giraud”

  1. A ver si cuentas que nos dejas a la mitad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: