La Atlántida

La leyenda

Dentro de los Diálogos de Platón existe un relato sin acabar. En él se describe la existencia de un continente más allá de las columnas de Hércules, que es el hombre bonito que tenía el estrecho de Gibraltar. En él sus habitantes gozaban de una civilización sofisticada y jerarquizada. Este relato se desglosa en dos obras estos diálogos tituladas Timeo y Critas, donde se narra meticulosamente la estructura de Atlantis y su evolución desde su nacimiento hasta su desaparición por un terrible maremoto fruto de la hija de Júpiter (el planeta no, el dios griego). Al parecer, el dios de dioses, enojado por la depravación de un pueblo antes tan generoso, decidió reunir a todos los dioses para… Aquí acaba el relato. Parece evidente que su castigo como forma de maremoto de aquel continente desapareció bajo las aguas.

Según Platón, los dioses se repartieron la tierra en varias partes y este continente le correspondió a Poseidón. El dios de los mares permitió que allí vivieran Evenor y su mujer Leucipo, concretamente en la montaña que reinaba en el centro de la isla. De esa unión nació una única hija, Evenor, de quien se enamoró Poseidón y con la que finalmente tuvo cinco generaciones de hijos y gemelos. No intentéis pensar si eso es biológicamente posible, es un dios, puede y punto. Así, Poseidón pidió fortalecer la tierra distribuyendola en círculos de mar y tierra alternativamente, en forma de una gran diana.
Atlantida
Al primogénito le otorgó la porción correspondiente a la morada de su madre que correspondía a la montaña central. El conocido nombre de este hijo se emplearía para designar a toda la isla y el océano Atlántico. Su nombre era Atlas.

Pasaron los años y la civilización siguió prosperando con su distribución divina. Tenían fuentes termales, minerales preciosos, diversas fauna y tierra fértil. Para conseguir el mejor puerto de la época construyeron canales que conectaban los círculos de agua entre sí, siendo además un perfecto resguardo natural para los barcos.

Atlantida

La riqueza, la abundancia y la sabiduría desviaron a los hablantes hacia la codicia de la conquista de tierras occidentales. Fue entonces cuando perdieron su virtud ante los dioses y dijeron “bueno, valió” y el continente fue engullido por el mar.

¿Pudo existir realmente?

Desde hace mucho tiempo, el hombre ha creído fervorosamente en la existencia de una civilización más avanzada a todas las conocidas por aquel entonces. Se llegó a decir incluso que si una tierra no se alzase en el mar cerca del viejo mundo, los hombres no viajarían y nunca se oiría hablar de ella, razón por la cual se debía aceptar su existencia. Y aunque también muchos pensaban que no era más que un cuento de hadas, la mayoría creía en ella hasta que en 1492 Cristóbal Colón llegó a costas Americanas. Comenzó entonces un largo periodo en el que se afirmaba que el Nuevo Mundo era aquella misteriosa civilización y se abandonó toda búsqueda y creencias.

Pero ya entrado el siglo XIX, con el avance de medios, nuevos descubrimientos hicieron renacer toda creencia y se demostró que tal vez, América no era aquella isla que una vez fue buscada.

A partir de entonces, toda serie de sucesos, hallazgos y creencias en seres lejanos, tal vez de otros planetas, algo que no fue posible hasta que la ciencia pudo demostrarlo o numerosos testigos eran ya capaces de comprender lo que veían, han hecho que se abra una nueva página en la historia de la Atlántida, desencadenando en unas conexiones que, sean ya posibles o no, vamos a tratar aquí, pues finalizando ya el siglo XX, somos capaces de asignar explicaciones casi-lógicas a casi todo, o por lo menos, sabemos que todo aquello que tiempo atrás era prohibido, ahora es real o muy posible.

De hecho, se cree que el calendario solar azteca podría ser un mapa completo de la ciudad.
Calendario
Se decía que los atlantes tenían adoración por el sol, la luna y la tierra, por este orden. Algo realmente básico y aceptable para la época en la que debió estar la ciudad. Basándose en esto, se piensa que construyeron otras tres colonias en honor a las tres deidades que adoraban.

La existencia de construcciones tan similares a cada lado del Atlántico, es decir, pirámides, se piensa que en efecto debían tener alguna conexión, una tierra que servía de nexo entre ambas culturas, lo que lleva nuevamente al tema de las tres colonias. Egipto podría ser claramente la colonia dedicada al sol, mientras que Sudamérica la de la tierra. Falta por tanto la segunda colonia, que siguiendo la lógica, estaría en el norte, donde la noche es más larga que el día, es decir, la colonia lunar. Se piensa que Islandia podía ser la clave, pero aún no se ha descubierto nada allí.

Además, estudiosos que se han basado en la idea piramidal, afirman que las tres colonias deberían estar situadas en lugares específicos. De sobra es conocido que de Egipto a México podría trazarse una linea casi recta, siguiendo el Trópico de Cáncer, lo que lleva de nuevo a la idea de la segunda colonia que sería la punta de la pirámide imaginaria.

Tampoco se ha descartado la teoría de que, si en efecto los atlantes tenían unos conocimientos tan precisos de la tierra, la Atlántida pudo estar situada justamente en la intersección entre el Trópico de Cáncer y el meridiano 40, y se podría decir que es el justo lugar donde se diferencian las dos placas litosféricas, con lo cual se deduciría que su movimiento pudo ser el causante de la desaparición de la ciudad.

Ignorando los detalles del continente, hay que centrarse en la posibilidad de que hubiera una porción de tierra suficientemente extensa como para considerarla un continente, y eso ya no se puede debatir con la misma tranquilidad que un relato de Platón.

Atlantida

Es cierto que se han encontrado tumbas de seres gigantescos en las islas Canarias, y que esto hace pensar en la posibilidad que algunos atlantes sobrevivieran al maremoto y llegaran hasta las islas afortunadas. También se cierto que hay registrada una erupción volcánica de una intensidad tal que provocó un maremoto más o menos cuando se supone que Atlantis se debió sumergir, así como existe una cordillera submarina que recorre de norte a sur todo el océano Atlántico y que, en algún momento, tuvo algunos de sus picos fuera del agua.

Pero todo ello no son más que datos confusos e imprecisos. Es una lástima que no exista constancia alguna de tal existencia. Por ello, si Platón pudo informarse en algún momento de Atlantis, debió ser gracias a Egipto, donde a diferencia de otras civilizaciones, el pasado se intentaba registrar en escritos, pues los egipcios eran conscientes de que el ir preguntando a los comerciantes más ancianos de los puertos si habían heredado algún conocimiento de sus antepasados.

Atlantida

Lo que está claro es que si hay algunos aspectos de Atlantis que ya han quedado descartados, aún quedan algunas incógnitas por resolver que un continente en medio del Atlántico solucionaría inmediatamente. Los arqueólogos siguen investigando en ello a la espera que la técnica les permita avanzar con más rapidez, pero lo que es cierto es que Atlantis existe de alguna forma.

Últimos hallazgos

Gracias a los estudios e investigaciones geológicas locales que se han llevado a cabo se sabe, sin ninguna duda, que todo el archipiélago que abarca el arco que se extiende desde la desembocadura del caudaloso río Orinoco hasta el Yucatán son restos de tierras sumergídas que componían parte integrante del continente perdido.

Las analogías de idiomas, religión, monumentos, tendencias y costumbres entre americanos, íberos, etruscos y egipcios demuestra también la existencia de la Atlántida cuya costa occidental llegaba al Nuevo Mundo y la oriental a Europa.

Ha sido fotografiado en las profundidades del Atlántico, en la zona de la isla Bimini, en pleno Triángulo de las Bermudas, una especie de muro de varios metros de longitud, vestigio tal vez de una ciudad sumergida. Según el explorador submarino Rebikoff, es una construcción de tipo rectangular con contornos muy bien definidos, en medio de la cual se abría una especie de cámara, mientras que en otro punto observó una especie de canal de 550 metros de longitud, bordeado de muros tallados en la misma. Más tarde aparecieron los bloques sumergidos en todas sus colosales proporciones. Están formados por monolitos de aproximadamente 5 metros de largo, 5 de ancho y medio metro de altura, con un espesor bastante compacto. Cada uno de los bloques pesa aproximadamente 25 toneladas.

Aunque aún no está considerado como prueba, el calendario solar azteca tiene los mismos anillos que el mapa que describió Critias y cuadra en muchas facetas con dicho mapa. Incluso tiene talladas formas animales parecidas a caballos justo en la zona en la cual, según Critias, debía de estar el hipódromo, cuando todos sabemos que hasta la llegada de Colón, no había caballos en América.

Un gran número de aviadores que sobrevolaron el triángulo de las Bermudas han asegurado ver emerger del mar una ciudad entera, viendo en ella una actividad frenética. Han hablado incluso de gente de metro veinte de estatura, con ojos negros y rasgados hacia los lados y de complexión débil. Aunque esto último nos haga pensar en seres extraterrestres, no queda descartado del todo.

Al parecer, un estudioso alemán del tema dice en su libro sobre la Atlántida que los atlantes tenían cierto artilugio con cristales engarzados, que tenía una función similar a nuestro láser. También se ha descubierto parte de un muro sumergido de forma circular cerca de las islas Canarias.

3 comentarios to “La Atlántida”

  1. Estoy muy interesada por las maravillas de ese continente desaparecido si ay nobedades les agradeceria que las colgaran en internet para que las podamos ver las persona a las que les interese Atlantida

  2. vYA ME ENCANTO TU TEXTO ESTA MUY LINDO E BIEN CREADO ES MEJOR TU INFORMACION GRACIAS ME SIRVIO DE AYUDANSA PARA HACER MI TRABAJO. ADIOS ATTE BVB

  3. Me ha parecido muy interesante, buscaba algo sobre como eran los atlantas, (dibujo personajes miticos, etc) aun que unos dicen que eran mucho más altos, aqui dices que son de metro veinte, algo bajitos.
    Dejando eso a parte, me ha parecido realmente interesante.
    Creo realmente que existió, ahora seguramente buscaré el libro de Platón para leer sobre la atlántida. xD
    Muchas gracias por la información, si sabes algo más sobre este tema me gustaría que lo colocaras en tu blog. Adios!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: