El Mary Celeste y los barcos fantasma

El 5 de diciembre de 1872 la goleta inglesa Dei Gratias navegaba a unas 600 millas de las costas portuguesas cuando un barco que zigzagueaba con las velas desplegadas llamó poderosamente la atención de su capitán. Tras intentar infructuosamente comunicarse con la tripulación, tres marineros lo abordaron sin saber que lo que
hallarían originaría uno de los mayores enigmas de todos los tiempos. La misteriosa nave era el Mary Celeste, cuya tripulación desapareció inexplicablemente dejando todo intacto en su interior: la pipa del capitán todavía humeaba, la carga de 1.700 toneladas de alcohol estaba completa, la cocina prendida y la comida en la mesa. Los botes salvavidas, libros, cartas, dinero y un medallón de oro también permanecían en su lugar.

Leyenda o realidad, lo cierto es que la suerte del Mary Celeste y su tripulación no tardó en estimular la imaginación de quienes no encontraban una explicación al misterio. Conforme pasaban los años el mito era alimentado por toda suerte de explicaciones sobrenaturales
-como el ataque de pulpos gigantes o la intervención de extraterrestres- a los que luego se unieron relatos adornados luego por la tinta de escritores como H.G. Wells y Arthur Conan Doyle. Hoy, la historia vuelve a la memoria luego de que una expedición científica liderada por el escritor Clive Cussler y el productor de cine John Davis, descubrieran los restos del barco fantasma en el arrecife de Rochelais, frente a las costas de Haití. El capítulo final

Para muchos la historia del velero estaba marcada por el destino. Naufragios, choques y capitanes muertos en trágicas circunstancias otorgaban una siniestra reputación al Mary Celeste. Todo terminó en 1885 cuando su último capitán, G.C Parker, lanzó el bergantín intencionalmente contra los arrecifes de Haití para cobrar el seguro. Acusado de fraude, Parker murió en extrañas circunstancias antes del juicio.

“Con todas las historias escritas acerca del Mary Celeste, creo que ya era hora de escribir el capítulo final, aunque la verdadera historia de su tripulación perdida probablemente nunca será revelada”, señaló a La Tercera Clive Cussler, exitoso novelista y representante de la National Underwater & Marine Agency de Estados Unidos (Numa). Cussler cuenta que la fantasmagórica embarcación de madera estaba casi completamente cubierta de coral, situación que dificultó su rastreo. “Se necesitaron dos años de investigaciones previas para determinar la posición exacta del Mary Celeste. Gracias a esto y pese a que el coral cubría la nave, cuando llegamos a Haití descubrimos el sitio casi de inmediato”. Aunque no fueron encontradas armas ni herramientas, el equipo extrajo algunos trozos de madera y artefactos de metal para confirmar que realmente se trataba del barco en cuestión. Según representantes de Numa, no se sacarán más piezas ya que una de las políticas de la institución es preservar la historia marítima. Clive Cussler explica que “todos los objetos que se reflotaron están siendo exhibidos en el Museo Marítimo de Halifax, Nueva Escocia (Canadá) y no tenemos contempladas nuevas expediciones al Mary Celeste. La embarcación ha sido encontrada e identificada y para el futuro sólo resta continuar buscando naufragios históricos alrededor del globo”. A pesar de haber revelado el lugar donde reposan los míticos restos del Mary Celeste, el destino de su tripulación permanecerá oculto tras sus paredes de madera degradadas por el agua salada. “Este enigma continuará cautivando a las futuras generaciones. Es una historia de mar que nunca será olvidada”, concluye Cussler.

Otros misterios

En la historia marítima abundan enigmas similares al del Mary Celeste. Muchas son las naves en perfecto estado abandonadas sin razón aparente por tripulantes que parecen haberse desvanecido para siempre.

En 1840 el barco francés Rosalie apareció con sus velas izadas y todo su cargamento, sin nada que evidenciara la suerte de sus ocupantes. Diez años más tarde fue hallado cerca de Newport (EE.UU.) el Seabird, con sólo un perro a bordo y con sus instrumentos de navegación funcionando. En 1883 sucedió algo similar con la goleta J.C. Cousins, que encalla frente a las costas de Oregon. En su interior no habían marineros, pero la mesa estaba puesta y la cocina caliente.

En 1953, el barco Holchu fue hallado a la deriva cerca de la India sin rastro alguno de su tripulación, con víveres y combustible suficiente. Pese a que el equipo de radio funcionaba perfectamente, la tripulación no envió mensaje alguno.

(Fuente: TodoMisterios.com)

Una respuesta to “El Mary Celeste y los barcos fantasma”

  1. whoah this blog is magnificent i like reading your articles.
    Stay up the good work! You realize, many people are hunting
    around for this information, you could aid them greatly.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: